La Sanduchería y el Misterio de la Hamburguesa doble “R”

 

DSC00255

Cuando el mesero de La Sanduchería del Escudo me dijo que ellos no rebelaban el secreto de la hamburguesa doble “R” hasta que la persona la comiera, pues después de decirle el por qué del nombre a los comensales quedaban sorprendidos pensé, “Semejante tontada”, sin embargo el tonto fui yo ya que quede absurdamente intrigado con la treta de este astuto empleado del lugar. ¿Por qué se llama así?, ¿Por que doble “R”?, ¿Qué significan las R… Serán ingredientes, será el nombre del creador?, ¿Será que me estoy matando la cabeza con esto como estúpido ya que puede no significar nada?… La respuesta a todas esas preguntas las tendría solo al final de la noche.

DSC00258

En mi día libre tenía un compromiso pendiente con un muy buen amigo mio, el cual había cumplido años 2 días atrás y que también tenía una deuda conmigo de invitarme a La Sanduchería del Escudo; Mis ganas de ir a comer en este lugar del que había leído tan buenos comentarios me ganaron, así que decidí invitarlo por su cumpleaños a este establecimiento (Por supuesto aún tengo presente que me debe la invitación). Llegamos al restaurante yo un poco mojado, el “emparamado” ya que nos bajamos donde no era del taxi, así que tuvimos que caminar un tramo bajo lluvia; Siendo la primera imagen que veo un trío de personas sentadas en una de las mesas de afuera, comiendo bajo la protección de un paraguas pensé “Para yo comer afuera de un restaurante mojándome, la comida tiene que ser brutalmente deliciosa”.

DSC00257

Efectivamente el lugar estaba lleno, su espacio interno es bastante reducido así que con 20 personas que calculé presentes ya estaban ocupadas casi todas sus mesas, excepto una que estaba justo al lado de la puerta de entrada en la cual decidimos posar nuestras mojadas “sentaderas”. A dos pasos estaba el único empleado visible del lugar, esperando atento a una pregunta que creo le han de hacer unas 60 veces al día pues su respuesta fue instantánea, casi como si me te leyera la mente: “¿Cuál es la carta?” a lo cual el responde “Está aquí”, señalando el tablero gigante que teñía casi frente a mi, comencé a observarlo pero como costumbre actual estoy preguntando por la especialidad del lugar, y al parecer esta pregunta también se la hacen otras 60 veces al día ya que me contesto con la misma velocidad que las especialidades eran las que estaban en los cuadros iluminados del fondo.

Mi amigo ordenó un sándwich vietnamita y yo la misteriosa doble “R”. Esta delicia tenía queso azul, tocineta, cebollas confitadas, carne magra de res y una verdura picada en julianas muy finas, con un sabor un poco ácido al final, crocante y fresca… ¡¿Que carajos era?!, preguntamos al mesero el porque del doble “R” y nos salio con esa respuesta tan frustrante “Hasta que el cliente no la come toda no le decimos ya que… Bla bla”; Aún no lograba descifrarlo así que resignado decidí comerla toda, refunfuñando interiormente por no tener un paladar más entrenado.

DSC00254

De principio a fin fue un gusto total comer esta hamburguesa, en la mesa además habían 4 salsas acompañantes: Alioli de hierbas, alioli de queso, salsa de ají amarillo y una salsa de mostaza, todas me encantaron pues hacían un acompañamiento perfecto con el producto, en especial la alioli de hierbas, la de queso no fue mucho de mi agrado pero era pasable. Hablando un poco del lugar en si puedo decir que es pequeño pero acogedor, luces tenues, tonos madera, neveras general electric antiguas y cuadros con detallados diseños en tiza, también cuenta con unas cuantas mesas en la parte exterior para aquellas noches en las que no llueve.

Pues bien, habiendo seguido las instrucciones del mesero al pie de la letra y comido ya toda mi hamburguesa, le reclame por mi respuesta y me di cuenta que el tenía toda la razón, quede bastante sorprendido con lo que me dijo, lo cual fue lo siguiente: “La doble “R” en el nombre se debe a dos ingredientes que tiene la hamburguesa, los cuales son Rábano y Romero“… Hey, no sé ustedes pero aquel tubérculo color rojizo en su exterior y blanco en su interior no es un ingrediente que para nada me esperaría en una hamburguesa, y mucho menos con un sabor tan delicioso, solo se me ocurre compararlo con un ceviche de mango biche aromatizado (disculpen la comparación tan pobre, pero no se me ocurrió nada más).

El valor de los sándwich y hamburguesas cuestan en promedio $17.000 pesos,  los acompañantes como las papas y bebidas vienen aparte,  por lo cual calculo que para comer aquí deberían contar con mínimo unos $30.000 pesos.

Un propuesta distinta que le muestra a los caleños que hasta la comida más simple y cotidiana como una hamburguesa y un sándwich pueden ser exquisitas (También nos enseña a comer más rábano) y diferentes, solo debemos abrir un poco nuestras mentes a explorar nuevos ingredientes, procesos, sabores y texturas; Un lugar al que totalmente vale la pena ir y que de seguro volveré. 😉

sanduchería del escudo cali