Roset, Equilibrio entre Extravagancia y Tenuidad

 

roset cali

Cabezas blancas de venados en las paredes, una estatua de la cultura hindú entre plantas, asientos de cuero gigantes, sillas y mesas de cristal que alumbran en tonos neón, botellas de champagne tamaño vikingo y el cráneo de algún felino más grande que un perro, ¿Cómo mier$%& haces para que todo eso combine bien? no lo sé, pero en Roset lo hacen y lo hacen de un modo excelente. En definitiva un choque a los sentidos, en definitiva un lugar para sentirse “Chic” en Cali.

¿Qué crees que significa cuando una mujer solo te invita a bailar?… Yo no tengo idea, pero el motivo de ir a este restaurante fue producto de una conversación más o menos así:

– Hola Gerardo ¿Cómo estás?

– Excelente ¿Y tu?

– Muy bien gracias, oye ¿Quieres ir a bailar?

– ¿Otra vez, por qué solo me invitas a bailar?, Yo también disfruto de otras cosas como ir a comer, cine, etc…

Lo sé, es muy triste, pero al final de la conversación (que tal vez no fue específicamente como está redactada por el libretista) logramos acordar ir a un restaurante, cuya elección de mi amiga fue Roset.

roset cali roset caliNo señores de defensa animal, no sé si era la cabeza de un reno real.

roset cali roset caliBotella de champagne tamaño vikingo con gigantismo.

Traté, pero creo que mi cámara no alcanzó a plasmar de manera total la mezcla ecléctica que se encuentra en este lugar, de hecho era la primera vez en mi vida en que entraba a un restaurante y no sabía donde sentarme, todas las mesas en todos los ambientes me parecían atractivos, fue un momento en el que me sentí abrumado e incomodo y fue genial.

Habiendo superado esos 7 segundos de bloqueo mental logramos sentarnos en una de las tantas mesas para dos, me urgía comer así que después de observar la carta ordenamos lo siguiente:

roset cali Plato #1

roset caliPlato #2

¿Me creerías si te digo que el plato # 1 y el plato #2 son platillos diferentes? Pues bien, lo son, pero al parecer no sé si por mera casualidad o un raro concepto de uniformidad en la comida mi amiga y yo terminamos comiendo preparaciones estéticamente idénticas. El plato #1 fue el que ordenó mi amiga, un lomo con salsa de queso gruyere acompañado de puré de papa.

El plato #2 fue lo que yo pedí, fueron unos medallones de pollo rellenos de espárragos, tomates secos y aceitunas entre las cosas que pude reconocer y que ahora puedo recordar. Posteriormente pedí un cocktail (Estaba en uno de los restaurantes nominados a Mejor Restaurante Bar en los premios La Barra 2014, habría sido un delito no pedir un cocktail), dado que la salsa y el puré fueron una combinación un poco densa para mi estomago pedí mi clásico favorito mojito cubano.

roset cali

Por último decidimos cerrar la cena con la torta de chocolate de la casa como postre.

roset cali

 La velada fue realmente agradable, un servicio respetable y el ambiente es envolvente. Los precios que se manejan en Roset son un poco altos en proporción a la calidad del producto recibido, ya que podrían trabajar un poco más en la presentación y técnica de sus platos, algo similar a lo que me ocurrió en Origami, mas no me arrepiento en lo absoluto de la experiencia de comer en un lugar que solo por instalaciones te deslumbre, y estoy seguro que tu tampoco lo harías. 😉

Algo que no puedo evitar contarte es que al salir del restaurante, una señora mayor se acerco a mi (desde el inicio supe que quería dinero), una viejíta longeva, tan indefensa y frágil como lo podría llegar a ser un perro con la misma cantidad de años encima, la cuál era evidente que necesitaba dinero para irse algún casino… ¿Puedes creer que mi amiga estaba horrorizada pues creía que nos iba a robar? Lo siento pero yo lo encontré muy gracioso, creo que para temerle a una señora de esas edad hay que ser hiperbólicamente miedosa. 😛

Recuerda suscribirte a mi blog en la parte superior derecha para que no te pierdas ninguno mis post y apoyarme compartiendo el artículo si fue de tu agrado ¡Gracias!