Speakeasy Project: Reviviendo la Excitante Prohibición de la década de los 20s.

cocteleria cali

Llegué a ciegas y me fui a ciegas literalmente… Te hablo enserio, no tengo la más mínima idea de dónde estuve ese día, lo que sí sé es que el Speakeasy es una experiencia, una experiencia emocionante, furtiva y curiosa, sabe a Bourbon, Scoth Whiskey y chocolate, escuchas grandes historias, rompes mitos que tenías del licor y sales como un individuo mucho más ilustrado. ¡Bebamos como cuando era prohibido, recónditos, motivados y sabios en el arte del buen beber!

¿Quienes son las mentes delictivas de tras de esta idea encubierta? (Es broma, cabe aclarar que el evento es completamente legal) El joven pero sapiente bartender Ronald Ordoñez y Juan Manuel Duque, director creativo de Five Senses Asesores, un grupo de profesionales que busca difundir la cultura del vino, los destilados, el café y otras bebidas por medio de talleres, catas privadas, asesorías y cursos especializados. Hace algunas semanas tuve el placer de conocer a Ronald en el evento de Cocktail Experiences, posterior a eso el conoció un poco de mi trabajo a través de mi blog y junto con Juan Manuel decidieron invitarme a la primera versión del Speakeasy Project.

cocteleria caliMiren lo felizmente alcoholizados que están estos norte americanos del pasado. :)

En la década de los 20s era ilegal la producción y consumo de licor en los Estados Unidos, ¿Por qué?, bueno resulta que en el siglo XIX (19 por si no sabes leer números romanos) cuando llegaron los irlandeses y escoceses a estas nuevas tierras americanas trajeron consigo no solo sus sueños y aspiraciones por una mejor vida, sino también su tradicional Whiskey el cual le enseñaron a beber a los locales quienes sin mucho esfuerzo lograron encontrarle el gusto al fino arte de estar borracho.
135073-004-4AD7E695Como era de esperarse, aparece un grupo de puritanos y abstemios llamados Templanza que deciden ponerle finito a esta conducta “atroz y degenerada” que estaba acabando con los hogares norte americanos y aumentando los indices delictivos, quienes con la fuerte gestión de Andrew Volstead (el caballero a la derecha con la mirada desbordante de alegría) logran implantar la Ley Volstead y en palabras más palabras menos se les acabo la guachafita a los bebedores.

En resumidas cuentas la gente se vio obligada a consumir licor en tabernas clandestinas y escondidas, de tras de fachadas de carnicerías o tiendas de ropa; Estos lugares tomaron el nombre de “Speakeasy”, un término que anterior a eso era usado para pedir un trago en las cantinas y cuya traducción literal al español es “habla suave” (en Colombia creo que se llamarían “metederos”). Las personas no tenían conocimiento alguno de la ubicación de estos lugares, para poder llegar a ellos debían recibir una invitación por correo en la cual les especificaban un punto de encuentro, en este lugar los montaban a vehículos, les vendaban los ojos y confiados en la buena fe de sus proveedores de licor ilegal se dejaban llevar, solo les quitaban la venda cuando ya estuvieran dentro del lugar, de esta manera los dueños de los Speakeasy evitaban que las personas pudieran delatar la ubicación de sus bares.

Ahora ¿Por qué te dí toda esta cátedra de historia?, pues bien, resulta que el Speakeasy Project es exactamente igual. En el correo electrónico que te conté que recibí estaba escrito el lugar de encuentro donde un vehículo nos recogió, nos vendaron los ojos y solo nos pudimos quitar la venda dentro de la locación del evento. Interesante ¿No lo crees?

cocteleria cali

Esto es lo que hace del Speakeasy Project una total experiencia, ya que como dijo Juan Manuel Duque al comenzar la presentación del evento “Al bloquearse un sentido, todos los demás se agudizan”. Cuando bajé de la van con los ojos vendados estaba ansioso, curioso y temeroso, muchas manos comenzaron a guiarme, bajé un anden, subí escaleras, tuve que agacharme para no tropezar con no sé que cosa, poco a poco comencé a escuchar algo de charlestone (música típica de los 20s), me sentaron y la expectativa por ese sentimiento que generaría en mi la primera vista me invadía.

cocteleria caliJuan Manuel Duque, el hombre barbado y con tirantes.

Ya habiéndome quitado la venda comenzó lo mejor, Ronald y Juan Manuel brindaron una charla muy profesional, amena, detallada y enriquecedora de los whiskeys americanos, con énfasis en el Bourbon.

cocteleria caliAquí Ronald Ordoñez, contandonos un poco de la historia de los “Moonshiners” (campesinos fabricantes del licor ilegal).

 Luego de la historia, pasamos a lo que todos estaban esperando ¡La cata!

cocteleria caliEn primera plana podemos apreciar el Bourbon Wild Turkey y de tras de el un Evan Williams.

Posterior a esto Ronald nos deleito el paladar y refresco el gaznote con 3 cocktails clásicos americanos, cuya base principal era el tema principal del evento, el Bourbon:

De la familia de los Sour, que son cocktails que tiene una parte dulce como una parte amarga nos presentó el Whiskey Sour.

cocteleria cali

Los cocktails que contiene hierbas aromáticas son llamados Julep, y este Mint Julep con sus hojas de menta fue bastante refrescante.

cocteleria cali

Por último uno de los clásicos de antaño, el Old Fashioned. 😉

cocteleria cali

Entre conversaciones, risas, chocolates para potencializar el sabor de los Bourbon, opiniones y una empanadíta para calmar el hambre la cual confusamente maridó muy bien con el Scotch Whiskey (supongo fue efecto del hambre), terminé una tarde diferente, placentera, llena de aprendizaje y con nuevos camaradas.

Al final quedé con una buena impresión, convencido de que el Speakeasy Project es una iniciativa innovadora y constructiva, de ese tipo de vivencias y proyectos que necesita nuestra monotemática ciudad, el cual con un poco más de gestión y comunicación llegará a ser un evento que logrará resurgir la magia del buen beber en los años 20s.

cocteleria caliQue trío más carismático.

Recuerda suscribirte a mi blog en la parte superior derecha para que no te pierdas ninguno de mis post y apoyarme compartiendo el artículo si fue de tu agrado. ¡Gracias! :)

 

 

 

.