¿Completamente seguro de que Sabes Conservar Tus Alimentos en Casa?

refrigerar alimentos en casaNo sé a ti pero algo que me ha ocurrido múltiples veces y que encuentro bastante curioso, es que mirando el refrigerador de diferentes hogares (si, según mi mamá desde niño tengo la muy atrevida costumbre de detallar los refrigeradores ajenos) he podido observar el diferente estado en el que se encuentran sus alimentos, algunos perfectamente conservados y otros con vegetales putrefactos que ya tienen la textura de excremento de paloma aún teniendo el mismo electrodoméstico. Creo saber con certeza que no te gusta que tus alimentos tomen este tipo de colores y hedores que caracterizan la comida putrefacta, por lo cual aquí te daré todos los tips y consejos que sé y logré investigar para que tus comidas se conserven de la mejor y más prolongada manera, no te aseguro un tomate inmortal pero si uno que perdure hasta que desees tirarlo a la olla.

Antes de comenzar con los tips para conservar tus alimentos creo necesario meterte un poco de terror y contarte que de acuerdo con algunas estimaciones, 20% de todos los alimentos que se producen en el mundo se pierden por contaminación de microorganismos. Una buena parte de estos gérmenes, como Salmonella, Shigella,Staphilococus aureus, Escherichia coli, Campylobacter y Clostridium botulinum no se detectan a tiempo y, al ser consumidos de manera accidental, dan origen a intoxicaciones que se manifiestan con náuseas, vómito, diarrea, cansancio, falta de apetito, dolor abdominal, heces con sangre y erupciones en la piel.

Bien, para que tus alimentos sean más longevos debes comenzar a fijarte en donde todo comienza y eso es en el supermercado.

Comprando en el Súper

Angebot im SupermarktLos productos deben estar expuestos en estantes y separados según sus características: carnes, pescados, lácteos, frutas, legumbres, abarrotes. Así mismo, las etiquetas deben ser claras y, si especifican una fecha de caducidad, deben ofrecer un margen lo más amplio posible, tomando en cuenta la fecha en que se van a preparar.

Manzana, pera, naranja, limón, guayaba, plátano, durazno y similares deben contar con cáscara firme, limpia, y suave, libre de golpes o partes blandas u oscuras; por su parte, melón, sandía y papaya de buena calidad deben “pesar” y no estar blandos ni con piel arrugada o maltratada. Trata de comprar frutas un poco “verdes”, y si deseas acelerar su maduración en casa, basta envolverla en papel periódico (si, ese secreto de las abuelítas de verdad funciona).

La selección de verduras y legumbres se rige por principios similares. Busca las que tengan colores vivos, textura firme y sin golpes ni fisuras. Productos de hojas verdes, como espinaca, lechuga y acelgas se llegan a vender en autoservicios dentro de envases de plástico; vigila que no tengan mucha humedad en el interior (producto de la respiración de los vegetales), ya que esto favorece la proliferación de bacterias.

Al adquirir diferentes tipos de carne (res, cordero, cerdo, conejo, pollo, pato y pavo, entre otras), házlo siempre en establecimientos donde se vendan productos provenientes de mataderos acreditados. Asimismo, si adquieres estos alimentos empaquetados en supermercados, observa las fechas de corte y caducidad que aparecen en la etiqueta, junto al peso, descripción, precio y código de barras.

Respecto al pescado, vigila que su olor sea agradable, las branquias luzcan de rojizas o rosadas (nunca verdosas o sepias), la carne se sienta firme (presiona con un dedo y observa que se recupere de inmediato) y los ojos tengan aspecto brillante y cristalino. También te recomiendo que, en la medida de lo posible, lo adquieras completo y pidas al vendedor que corte la pieza como desees y en tu presencia.

Ya en la casa

como-guardar-comida-neveraSin lugar a duda nuestro mejor aliado a la hora de tratar de conservar nuestros alimentos el mayor tiempo posible es el refrigerados, sin embargo hay algunos alimentos que es mejor no guardarlos en este electrodoméstico pues sus propiedades como sabor, color y textura se pueden ver afectadas por el mismo:

  • Frutas y verduras: Melocotón, melón, nectarina, berenjenas, calabacines o pimientos pueden verse afectados por el frío. Su textura puede variar y su sabor alterarse, sin embargo, si la temperatura exterior es muy elevada, los alimentos no están enteros y no se consumen en poco tiempo, deben almacenarse en la nevera para garantizar, ante todo, su seguridad.
  • Frutas tropicales: Aguacates, piña, plátanos o papayas, entre otros, son frutas que tampoco toleran muy bien el frío. Pueden volverse más oscuros y duros y, por tanto, su sabor y textura quedan alterados. Es preferible mantenerlos fuera de la nevera.
  • Chocolate: A no ser que contengan un relleno lácteo o la temperatura exterior sea muy elevada, no es necesario almacenar el chocolate en la nevera. En ocasiones se visualiza una capa blanquecina encima del chocolate que indica que la textura ha quedado alterada, sin embargo, no representa un peligro para la seguridad del alimento.

Otra cuestión muy importante que debes tener en cuenta es que la refrigeración es un método de conservación (se maneja entre 0 y 5 grados centígrados) que frena la proliferación patógena mas no la para, es por esto que no puedes esperar que los alimentos en la refrigeradora duren por siempre y es de gran relevancia que sepas aproximadamente cuánto duran los distintos tipos de comida en tu nevera.

  • 1 día: carne picada y pescado fresco, aunque el pescado puede llegar a estar dos días siempre y cuando no se haya perdido la cadena de frío y se haya manipulado de forma adecuada.
  • 2-3 días: carne cruda, carne cocida, pescado cocido y leche pasteurizada.
  • 4 días: postres caseros, leche UHT abierta previamente, verduras cocidas y embutidos.
  • 5 días: conservas abiertas, verdura cruda y platos cocinados listos para consumir.
  • 2-3 semanas: huevos, mantequilla.

¿Alguna vez has escuchado el refrán que dice “Ayúdame a ayudarte”? Pues bien, lo mismo nos dicen las refrigeradoras a veces, por lo cual hay algunas cosas que debes tener presente para apoyarla a que su desempeño sea óptimo:

  • Asegúrate de que la puerta del refrigerador esté siempre bien cerrada, ya que únicamente así es posible mantener la temperatura ideal al interior del aparato. Cuando abras la o las puertas procura que sea sólo en caso necesario, y ciérralas lo antes posible.
  • Limpia este electrodoméstico con regularidad, auxiliándote con detergente ligero o bicarbonato y un paño húmedo. Para que el congelador no acumule malos olores, puedes asearlo con una solución de agua caliente con un chorrito de vinagre.
  • En modelos antiguos trata de que no se genere mucha escarcha en el congelador, pues el hielo acumulado resta funcionalidad al refrigerador y le quita espacio a la comida.

La organización de los alimentos también es sumamente importante, ya que al interior del refrigerador hay distintas temperaturas que deben aprovecharse. Ya sabes, si vamos a almacenar hagámolo inteligentemente:

refrigerador-comida-alimentos-dieta-postres

  • El sitio más frío es el estante que se encuentra justo debajo del congelador, donde la temperatura es, aproximadamente, de 2º centígrados. Ahí deben situarse alimentos más susceptibles a la acción de bacterias como carne y pescado frescos.
  • Coloca en los estantes de en medio (entre 4 y 8° centígrados) embutidos, derivados de la leche (yogurt, crema), huevos, pasteles, alimentos preparados y todo producto que especifique en su etiqueta “consérvese en refrigeración una vez abierto”.
  • Los cajones inferiores, con temperaturas de 10° centígrados o un poco mayores, están diseñados para frutas y verduras, ya que podrían estropearse con temperaturas más bajas.
  • Los compartimentos de la puerta son los menos fríos (hasta 15º centígrados) y están destinados a almacenar productos que requieren refrigeración ligera, como refrescos, salsas, mostaza, mayonesa, mermeladas, café de grano, leche y mantequilla o margarina para untar.
  • Sé que nos gusta comprara comida a lo grande, pero no sobrecargues al refrigerador, ya que la falta de espacio evita que el aire circule y, por tanto, la distribución de la temperatura se verá afectada.
  • No introduzca objetos calientes pues alteran la temperatura (admito que yo lo he hecho muchas veces para enfriar pasteles, “my bad”).

Algunos consejos más específicos para mantener en buen estado tus alimentos:

  • Si adquieres alimentos congelados, trata de que éstos nunca alcancen la temperatura ambiental. Es preferible que, al ir al supermercado, sean los últimos que tome y, al llegar a casa, los primeros en colocar dentro del congelador.
  • Todo alimento congelado debe deshielarse al interior del refrigerador (ubíqcalo en una de los espacios inferiores, varias horas antes usarse) en el microondas o introduciendo el paquete que lo contiene en agua fría. Toma en cuenta que cuando permanece sobre superficies a temperatura ambiente puede contaminarse con bacterias.
  • Todo alimento no envasado o empacado debe protegerse en recipientes adecuados y limpios para evitar su contaminación.
  • Si almacena frutas y verduras en bolsas de plástico, cámbialas cada 3 o 4 días para evitar que la humedad generada por la respiración de los vegetales se almacene y sea aprovechada por microorganismos.
  • Lechuga, espinaca, col, acelgas y otras hortalizas de hoja se conservan mejor en bolsas de papel.
  • Leche, mantequilla o pasteles han de conservarse aislados de alimentos que despiden olor, ya que éstos absorben los sabores.
  • Nunca dejes los alimentos en contacto directo con el piso, aunque estén envasados o empacados.
  • Cuando introduzcas alimentos en el refrigerador, sitúa los productos recién comprados detrás de los que ya estaban dentro; así te asegurarás de que la comida no caducará.
  • Los productos enlatados que han sido abiertos pueden conservarse en el refrigerador, sólo que es necesario cambiarlos de envase a otro que cierre herméticamente.
  • Todos los alimentos envasados tienen fecha de caducidad, de modo que no está de más verificar las fechas indicadas en la etiqueta para asegurarse de que están en buen estado. Cuando tenga dudas acerca de un alimento o no sabes cuánto tiempo ha estado en el refrigerador, deséchalo.
  • Por supuesto, desecha todo alimento que presente mal olor, cambio de color, viscosidades, zonas mohosas o cambio de textura. Todo esto indica que su descomposición ha comenzado.

Por lo que respecta al almacenamiento de platillos preparados o sobrantes de comida, las medidas a seguir son las siguientes:

  • Guárdalos siempre en envases limpios y bien tapados para que no pierdan sabor y frescura. Cerciórate de que ningún recipiente gotee.
  • Deja enfriar los alimentos a temperatura ambiente antes de guardarlos, ya que un plato caliente eleva la temperatura al interior del refrigerador y favorece el riesgo de contaminar otros productos.
  • Has lo posible por no dejar juntos alimentos crudos y cocinados, a fin de evitar que se transmitan gérmenes de un producto a otro.

copia-de-shutterstock_71039098-265x300Pues bien, espero estos consejos te sirvan bastante para lograr que tus alimentos se conserven mucho mejor y como verás no son nada del otro mundo, es solo cuestión de ser un poco más metódicos en nuestra forma de comprar y almacenar la comida que compramos, pero a la final con tal de no estar perdiendo dinero porque mis alimentos se están volviendo papilla microbiana creo que vale la pena.

Recuerda suscribirte a mi blog en la parte superior derecha para que no te pierdas ninguno de mis post y apoyarme compartiendo el artículo si te gustó. ¡Gracias! 😀

Fuentes de consulta:

SaludyMedicinas.com.mx

Consumer.es